Obesidad Infantil: Cómo prevenirla

Obesidad Infantil: Cómo prevenirla

obesidad-01

La obesidad es un trastorno nutricional en el cual hay un incremento excesivo del peso corporal, principalmente del tejido graso. Este trastorno se relaciona con enfermedades como presión alta, trastornos de las grasas, diabetes, piedras en la vesícula, problemas en las articulaciones y algunos tipos de cáncer.

Para poder diagnosticar la obesidad se usa como parámetro el índice de masa corporal (IMC) y el porcentaje de grasa corporal (%GC). Se considera obesidad cuando el IMC superior a +2 desviaciones estándar para la edad y sexo o por encima del percentil 97 en la curva de crecimiento de IMC para la edad. Por otro lado, se considera sobrepeso si el IMC es superior al percentil 85 o entre +1 y +2 desviaciones estándar. Un %GC superior al percentil 85 se considera sobrepeso y sobre el percentil 95 obesidad.

El tratamiento de la obesidad es bastante complejo, ya que se necesita esfuerzo del niño, de la familia y del personal del colegio. Sin embargo, cuanto antes se aborde el problema mejor respuesta se tendrá. El tratamiento de la obesidad se fundamenta en el enfoque nutricional, la actividad física y la terapia conductual.

10 Recomendaciones para prevenir el exceso de peso:

  1. Seguir una dieta que mantenga el peso estable y no afecte al crecimiento.
  2. Establecer un plan de comidas en el que toda la familia esté implicada, impidiendo el picoteo constante. Fomentar la ingesta de fruta entre horas.
  3. Evitar aportes energéticos extras: productos de panadería, comida chatarra, bebidas azucaradas.
  4. Disminuir la ingesta de azúcares. (bebidas o alimentos)
  5. Evitar el consumo de frituras, embutidos y comidas saladas.
  6. Junto a las recomendaciones nutricionales, debemos evitar el sedentarismo y favorecer el ejercicio físico.
  7. Disminución de conductas sedentarias (ver televisión, jugar en la computadora o tablet) además de fomentar la actividad física.
  8. Realizar al menos 60 minutos de ejercicio físico moderado-intenso durante 3 veces por semana. En caso de niños pequeños salir a jugar todos los días.
  9. Implicar al resto de la familia en la actividad física: organizar excursiones para caminar, montar en bicicleta, acudir juntos al gimnasio.
  10. Recompensar la actividad física diaria con actitudes positivas, juguetes, juegos, pero nunca con comida.

7 Tips para una mejor alimentación:

  1. Procure que su hijo lo vea comer alimentos saludables (frutas, verduras, menestras).
  2. Cuando coma verduras, disponga los alimentos en los platos de forma apetitosa.
  3. Evite tener galletas dulces, chocolates, helados, papas fritas, etc en casa. Tenga siempre frutas a la vista para que lo asocie como alimento autorizado.
  4. No lleve a su hijo a celebrar fiestas a lugares de comida rápida. Llévelo a lugares donde tengan todo tipo de comidas.
  5. No sustituir la fruta del postre por helados, postres o golosinas.
  6. Si su hijo señala que no le gusta un alimento, no lo cambie por otro. Trate de explicar las propiedades de dicho alimento: sabor, olor, textura.
  7. No dar dinero para comprar chucherías y/o alimentos industrializados. Preparar bocadillos caseros.

foto mama-02
Por: Lic. Monica Giacchetti Vega – Nutricionista Pediátrica

About the Author
Carola Dongo