Importancia de la lactancia materna

Importancia de la lactancia materna

lactancia-01

El periodo neonatal (primeros 28 días de vida) es uno de los periodos más críticos y vulnerables de los mamíferos. Esto se debe a la elevada demanda de nutrientes necesaria para cubrir los requerimientos del rápido crecimiento, además de una limitada tolerancia fijada por la inmadurez funcional de la mayoría de los órganos.

La leche materna ha sido el único alimento disponible para la supervivencia de los bebés durante la evolución de la especie humana, por lo que es razonable asumir que es el mejor alimento para el bebé. Su composición está específicamente adaptada y contiene los nutrientes esenciales y no esenciales necesarios para obtener un adecuado crecimiento, desarrollo y maduración.

La leche materna contiene macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas) y micronutrientes (vitaminas y minerales) en las cantidades adecuadas para cubrir las necesidades nutritivas de los bebés y asegurar un buen crecimiento y desarrollo. Debemos de saber que cuando hablamos de leche materna hablamos de un fluido vivo, compuesto de células vivas. Estas son las inmunoglobulinas, lisozimas, lactoferrina, oligosacáridos, nucleótidos, citoquina y otros constituyentes que, además de proporcionar protección en el tracto gastrointestinal protegen al bebé frente a infecciones.

Así mismo, se han identificado en los últimos años otros componentes adicionales en la leche materna que desempeñan un importante papel frente al desarrollo de enfermedades que se van a manifestar en épocas más tardías de la vida.

La lactancia materna favorece el vínculo madre-hijo/a esencial para un adecuado desarrollo emocional. La acción de amamantar satisface amor, sostén, protección, y confianza. El calor del cuerpo de la madre brinda seguridad y apego al bebé. Los bebés que toman pecho desarrollan una personalidad segura e independiente. Además, la lactancia permite tranquilizar y dar consuelo al bebé en cualquier momento. También existe menor incidencia de depresión postparto porque la lactancia produce una mayor sensación de bienestar en la madre y mejora su proceso emocional.

Por todas estas razones la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF recomiendan que todos los bebés reciban lactancia exclusiva desde el nacimiento durante los primeros seis meses de vida, y que continúen con la lactancia materna junto con alimentos complementarios hasta los dos años o más.

Beneficios de la lactancia materna para el bebé

  1. Ayuda a que el bebé esté protegido contra infecciones respiratorias, gástricas, intestinales y de oído, ya que fortalece las defensas del bebé por el contenido de anticuerpos y células vivas.
  2. Ayuda a que el bebé no sufra de alergias. Reduce la probabilidad de alergias cuando sean grandes.
  3. Ayuda a la formación de la flora bacteriana del intestino del bebé.
  4. Previene la obesidad infantil.
  5. Es un alimento completo, ofrece al bebé todos los nutrientes que necesita para su correcto crecimiento.
  6. Ayuda a que el bebé este bien hidratado. El 90% de la leche materna es agua.
  7. Un bebé alimentado con leche materna tiene asegurado un excelente desarrollo neurológico, ya que contiene las cantidades necesaria de DHA.
  8. Favorece el vínculo madre – hijo/a.

Debemos recordar que no hay ninguna otra época de la vida en la que un solo alimento sea tan adecuado como única fuente de nutrición. Consideremos que la leche materna aportada de forma exclusiva cubre todos los requerimientos nutritivos del lactante durante los primeros 6 meses y, junto con otros alimentos adecuados, hasta los dos o más años de edad.

¡Que viva la lactancia materna!

foto mama-02
Por: Lic. Monica Giacchetti Vega – Nutricionista Pediátrica

About the Author
Carola Dongo