Cómo cuidar la salud mental en tiempos de pandemia

Cuidar la salud mental en pandemia es tan importante como cuidar la salud física. Según el Ministerio de Salud, 7 de cada 10 peruanos han sufrido síntomas de ansiedad y estrés durante la pandemia.

Y es que es comprensible preocuparse por la salud (y las finanzas) de uno mismo y de los seres queridos. El problema llega cuando las preocupaciones empiezan a limitar nuestro bienestar.

Por eso, es importante estar atentos y saber reconocer las señales de ansiedad que requieren ayuda especializada. 

Señales de riesgo para la salud mental en pandemia 

 

  • Mala calidad del sueño. La ansiedad genera sueño deficiente y esto genera a su vez ansiedad, estrés e incluso depresión. Para controlar este problema, es recomendable realizar ejercicio, y respetar las “normas de higiene del sueño”: establecer un horario regular para dormir, evitar comidas pesadas cuatro horas antes de dormir, etc. Encuentre más recomendaciones de salud mental aquí.
  • Enfocarse en las malas noticias. Leer una gran cantidad de noticias sobre la pandemia puede estresar a cualquiera. Lo recomendable es elegir dos momentos al día para mantenerse informado, con fuentes confiables y con un tiempo limitado. 
  • Aislarse. Perder el gusto por la conexión con los demás y dejar de comunicarse con amigos y familiares es una señal de que necesitamos apoyo. Lo mismo sucede cuando se pierde el interés por hacer cosas que antes se valoraban o generaban placer. 

     

  • Ansiedad paralizante. Cuando la ansiedad se convierte en un túnel sin futuro esperanzador, la persona asume un modo de supervivencia. Si este tipo de ansiedad se mantiene por un tiempo prolongado, entonces se necesita ayuda médica. 

  • Otras señales pueden ser cambios en los patrones de alimentación y dificultad para concentrarse. También está el agravamiento de problemas de salud crónicos y de problemas de salud mental en pandemia. Finalmente, puede darse también un mayor consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias.

¿Cómo mantener una buena salud mental en pandemia?

La pandemia implica cambios en el comportamiento y en la rutina del hogar. Los horarios establecidos antes de la pandemia se han perdido. El trabajo remoto y las clases a distancia requieren acomodar espacios y horarios para todos en la familia.

Por eso es necesario mantener aquellas conductas que ayudan a mantener una buena salud mental en pandemia. Por ejemplo, las personas necesitan interactuar: hay que hacerlo, pero cuidándose siempre.

Es importante encontrar el equilibrio entre estar relajados y cuidarse, estar alertas y serenos a la vez. Como explica el psicólogo y psicoterapeuta Rafael Alva, estar saludable no solo significa no estar enfermo: es tener bienestar.

Es recomendable, por ejemplo, reconfortarse con las conductas de autoprotección, añade Alva. Por ejemplo, repetirse: me expuse al salir a trabajar pero usé mascarilla; hago todo lo recomendable para no tener el virus en las manos.

Tips para recuperar el bienestar durante la pandemia:

  • Respire profundo varias veces al día para oxigenar el cerebro.

  • Practique la gratitud: tome consciencia de las cosas por las que puede estar agradecido hoy mismo.

  • Aliméntese saludablemente. El déficit de Omega 3 está asociado con la depresión: consuma pescados como caballa, jurel y bonito. Consuma infusiones de hierbas como romero, canela y valeriana. Consuma alimentos ricos en vitamina B, como carnes, hígado, lácteos y frutos secos.

  • Ejercítese regularmente. Procure hacer 15 minutos de yoga, estiramientos, o cualquier tipo de ejercicio físico cada día.

    Programe momentos de relajación y juegos en familia a diario. Dedique tiempo a las actividades que le brindan bienestar como leer, escuchar música, ver películas, rezar, etc. Recuerde que Auna brinda consultas médicas en salud mental a través de sus servicios de Telemedicina ¡ingrese aquí!

    Salud mental infantil en pandemia

    Mientras las familias se adaptan a la nueva realidad, es comprensible que los niños se confundan y se asusten. Son seis meses viviendo en pandemia, sin contacto físico con sus amigos, sin poder correr al aire libre. 

    Les confunde, por ejemplo, el no poder correr a abrazar a sus padres ni bien llegan a casa. Por eso, los padres y cuidadores deben estar atentos a las emociones de los niños. Ellos demuestran cualquier alteración emocional en su comportamiento. 

    Podrían mostrar, por ejemplo, una mayor demanda de apego, o volver a orinarse en los pantalones o en la cama. Podrían tener problemas de conducta, dificultad para dormir o mostrarse de mal humor con frecuencia.

    Por otro lado, los niños perciben rápidamente cómo se sienten sus padres o cuidadores. Pueden captar los conflictos entre papás, la ansiedad o la tristeza de los adultos al perder un familiar.

    ¿Cómo cuidar la salud mental de los niños en la pandemia?

    En todos estos casos, lo mejor que pueden hacer los adultos es escucharlos y conversar con ellos; hacerles sentir que están seguros, incluso en esta crisis sanitaria. De esta manera se les ayuda a mantener una buena salud mental en pandemia.

    ¿Cómo lograrlo? Hay que empezar por validar sus emociones, sus miedos y brindarles afecto continuamente. Por ejemplo, jugar con ellos, ayudarlos con sus tareas y velar sus sueños. Es importante evitar la exposición a noticieros que puedan generar miedo.

    Cabe resaltar que, al conversar con los niños, los adultos deben transmitir serenidad. Hay que explicarles que la pandemia pasará. Y que, mientras tanto, hay que cumplir las reglas de protección (lavado de manos, mascarilla, distanciamiento) para evitar el contagio. 

    Ingrese aquí para saber más sobre cómo brindar apoyo emocional a los niños durante la pandemia

    Recuerde que no debe descuidar su salud mental en pandemia. En Auna sabemos que el bienestar emocional es tan importante como la salud física. Por eso brindamos servicios de teleconsultas especializadas en salud mental.

    A través de la plataforma Zoom, nuestro staff médico puede ayudarlo con cualquier inquietud que se le presente. Inicia tu consulta virtual ¡clic aquí!

    Fuentes:

    Por Dra. Ursula Calle

    Neuropsicóloga

    Artículos Relacionados