Las fiestas de fin de año… y las intoxicaciones alimentarias

Es muy que común que en Navidad y fin de año se produzca un aumento en las intoxicaciones por alimentos.

 

Las principales causas son:

Se conoce que las bacterias se reproducen fácilmente en altas temperaturas (37°C aproximadamente) y justamente la época navideña coincide con la llegada del verano.

Es así que existen bacterias que suelen reprodroducirse en los alimentos como salmonella, escherichia coli, estafilococo o shiguella. Éstas producen infección intestinal y algunas se reproducen con mayor facilidad y rapidez.

Además, en esta época, recibimos múltiples invitaciones a cenas de fin de año, lo que hace que las probabilidades de contraer infecciones aumenten por la inadecuada preparación de salsas, mayonesas, ensaladas, etc., así como la inadecuada conservación de los alimentos.

 

Síntomas de una intoxicación alimentaria:

Vómitos, dolor abdominal, diarrea, dolor de cabeza y debilidad. Todo esto ocurre generalmente a pocas horas de ingerir alimentos contaminados y debemos estar pendientes de los signos y síntomas de una deshidratación: ojos hundidos, compromiso de la conciencia (irritable o muy decaído), no orinar y tener mucha sed.

 

Tratamiento:

  1. Lo más importante es mantenernos hidratados con abundante líquido o suero oral.
  2. Si vomitas, fracciona la ingesta del líquido y tómalo con cucharita (3 ó 4 cucharaditas y descansar, luego volver a comenzar).
  3. Si lo anterior no funciona en aproximadamente 2 a 4 horas, acude a emergencias.
  4. La dieta también se debe fraccionar y evita comer alimentos con excesiva sazón.
  5. En ciertos casos se debe utilizar antibióticos que deben ser prescritos por un médico, previo exámenes de laboratorio (cultivo de heces) y por ninguna razón te automediques.

 

Prevención:

  • Prepara los alimentos manteniendo las normas de higiene. Lávate las manos antes de preparar los alimentos, después de ir al baño, tocar animales, el suelo, etc.
  • Los alimentos que no se consuman, elimínalos o congélalos inmediatamente después de haber comido. Manténlos bien tapados y protegidos.
  • Ten cuidado con las mayonesas y salsas que podrían haber estado a temperaturas no adecuadas para evitar la reproducción de bacterias.
  • Ten cuidado con las verduras y mariscos, sobre todo con su limpieza previa y durante su preparación.
  • Tratemos de seguir estas recomendaciones y así lograremos pasar unas felices fiestas.

 

¡Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo!

Por Dr. Eduardo Verne

Infectólogo – Pediátrico

Artículos Relacionados