Infarto agudo de miocardio: Causas, síntomas y cómo prevenirlo

El infarto agudo de miocardio es una enfermedad cardiovascular provocada, en su mayoría, por un coágulo que bloquea una de las arterias coronarias, que son las que llevan sangre y oxígeno al corazón. Si se bloquea el flujo sanguíneo las células cardíacas mueren. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades coronarias son la principal causa de muerte en todo el mundo.

Aunque se estima que hasta el 2030 morirán alrededor de 2.6 millones de personas en el mundo por alguna enfermedad cardiovascular, es importante destacar que la OMS también señala que el 80% de los infartos agudos de miocardio y de los accidentes cerebrovasculares (ACV) prematuros son prevenibles. Pero vamos por partes.

¿Cuáles son las causas de un infarto agudo de miocardio? Existen diversos factores de riesgo que nos predisponen a sufrir un infarto agudo de miocardio. La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala que existen los que no se pueden cambiar y los que podemos controlar de la mano de la prevención.

Estos factores de riesgo lo que hacen es provocar que una sustancia llamada placa -compuesta de colesterol y otras células- se acumule en las paredes de las arterias coronarias, obstruyéndolas. Esta es la causa más común de un ataque cardíaco. Un infarto también puede ocurrir cuando se rompe o desprende esta placa y se forma un coágulo que bloquea el flujo de sangre oxigenada que llega al corazón.

Factores de riesgo que no podemos controlar:

  • La edad. El riesgo de sufrir un infarto agudo de miocardio u otra cardiopatía aumenta conforme envejecemos.
  • El género. Está comprobado que los hombres tienen más riesgo de sufrir una cardiopatía que las mujeres. Sin embargo, el riesgo sube en las mujeres después de la menopausia.
  • Los genes o la raza. Si nuestros padres sufrieron alguna cardiopatía, tenemos un riesgo más alto. También se ha comprobado que los afroamericanos mexicoamericanos, nativos americanos, hawaianos y algunos asiáticos también tienen mayor riesgo de sufrir del corazón.

Factores de riesgo que podemos controlar:

  • Fumar. Además de aumentar el riesgo de sufrir varios tipos de cáncer, esta práctica eleva el riesgo de sufrir un infarto agudo de miocardio y otras cardiopatías.
  • Colesterol alto. Mantener una buena dieta y hacer ejercicios disminuye el riesgo de sufrir del corazón.
  • Presión alta. Si la sufrimos, debemos controlarla.
  • Diabetes. Es importante ser responsable con el control de esta enfermedad.
  • Hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día.
  • Obesidad. Debemos mantener nuestro peso ideal cambiando nuestra forma de alimentarnos.
  • Estrés. La meditación y el yoga pueden ayudar.
  • Alcohol. Limitar su consumo y no abusar.

¿Cómo saber si estoy sufriendo un infarto agudo de miocardio?

Un ataque cardíaco puede ocurrir cuando estamos dormidos, después de un aumento súbito en la actividad física, cuando estamos activos al aire libre, después del estrés emocional o físico súbito e intenso. El dolor torácico (en el pecho) es el síntoma más común de un ataque cardíaco. 

El dolor suele durar más de 20 minutos y puede extenderse desde el pecho hacia los brazos, el hombro, el cuello, los dientes, la mandíbula, el área abdominal o la espalda. También se puede sentir dolor solo en una parte del cuerpo. 

La Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala que algunas personas como las de avanzada edad, que sufren de diabetes o las mujeres, pueden tener poco o ningún dolor en el pecho. Otros síntomas inusuales son dificultad para respirar, fatiga y debilidad.

Un ataque cardíaco puede incluir también estos síntomas:

  • Ansiedad
  • Tos
  • Desmayos
  • Mareo, vértigo
  • Náuseas y vómitos
  • Palpitaciones (sensación de que el corazón late demasiado rápido o de manera irregular)
  • Dificultad para respirar
  • Sudoración excesiva

¿Cómo puedo prevenir el infarto agudo de miocardio?

Después de sufrir un infarto agudo de miocardio, las probabilidades de sufrir otro aumentan, dependiendo del daño al miocardio y las válvulas cardíacas y del cuidado médico que tengamos después de haber sufrido este accidente cerebrovascular. Por eso, siempre la mejor recomendación será la prevención.

Cambiar nuestros hábitos alimenticios siempre es un factor importante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comer al menos cinco raciones de frutas y hortalizas al día y limitar el consumo de sal a menos de una cucharadita al día. También indica que debemos hacer por lo menos 30 minutos de actividad física al día.

Cada cierto tiempo debemos verificar nuestro riesgo vascular. Es decir, medir nuestra tensión arterial, la cantidad de lípidos en nuestra sangre y la cantidad de azúcar en sangre. Estos indicadores son importantes pues son valores que, con la guía médica correspondiente, pueden determinar nuestro riesgo de sufrir un ACV.

El infarto agudo de miocardio es una enfermedad catastrófica que está incluida en el programa 7 Vidas de Auna. Recuerda que puedes conocer nuestros planes en este enlace y que la mejor manera de enfrentar este tipo de enfermedades es con la prevención.

Fuentes:

Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (2018). Ataque cardíaco. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000195.htm 

Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos (2018). Factores de riesgo, cardiopatía. Recuperado de: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000106.htm 

Organización Mundial de la Salud (2015). ¿Qué puedo hacer para evitar un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular?
Recuperado de:
https://www.who.int/features/qa/27/es/ 

Organización Mundial de la Salud (2020). Prevención y control de enfermedades cardiovasculares. Recuperado de: https://www.who.int/cardiovascular_diseases/es/ 

Organización Mundial de la Salud (2020). ¿Qué son las enfermedades cardiovasculares? Recuperado de: https://www.who.int/cardiovascular_diseases/about_cvd/es/ 

Por Dra. Jeanette Marchena

Ginecóloga

Artículos Relacionados