Importancia del lavado de manos: Un antídoto poderoso contra las enfermedades

Hoy en día lavarse las manos puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. Es probable que la pandemia por la Covid-19 haya hecho que reparemos en la importancia de lavarse las manos, pero la efectividad de una correcta higiene ha sido incuestionable siempre. La Academia Americana de Pediatría, por ejemplo, no duda en denominarlo como “un antídoto poderoso contra las enfermedades”.

Mantener nuestras manos limpias es la mejor forma de evitar contraer una infección o transmitirla a otras personas. Aunque puedan parecer limpias, estudios científicos han comprobado que millones de gérmenes y virus pueden adherirse a nuestras manos.

Diarrea, gripe, abscesos, problemas cutáneos y hasta otras infecciones más raras que pueden afectar el cerebro se encuentran entre las enfermedades que podemos contraer si es que no realizamos una correcta higiene de manos.

Lavarnos las manos con agua y jabón es mucho más efectivo para eliminar virus y bacterias que si utilizamos solamente agua. La espuma producida por la frotación de las manos hace que estos gérmenes sean eliminados.

¿POR CUÁNTO TIEMPO DEBO LAVARME LAS MANOS?

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) señala que existen numerosos estudios científicos que han comprobado la efectividad de lavarse las manos con jabón durante por lo menos 20 segundos. “Si el tiempo de lavado es menor, no se eliminarán tantos microbios”, agrega.

Es importante recalcar que no existe un beneficio adicional si utilizamos un jabón denominado “anti bacterial”. Un jabón común, ya sea en barra o líquido, funciona bien si es utilizado por el tiempo indicado. El alcohol en gel puede ser un buen sustituto de no tener disponible jabón cerca.

MOMENTOS CLAVE PARA LAVARSE LAS MANOS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que miles de personas mueren diariamente en todo el mundo a causa de infecciones contraídas mientras reciben atención sanitaria. Al visitar un hospital, es vital mantener una correcta higiene de manos para evitar la transmisión de gérmenes, tanto si somos pacientes o profesionales de la salud.

El CDC de Estados Unidos recomienda lavarse las manos:

  • Antes, durante y después de preparar alimentos.
  • Antes de comer.
  • Antes y después de cuidar a alguien en su casa que tenga vómitos o diarrea.
  • Antes y después de tratar una cortadura o una herida.
  • Después de ir al baño.
  • Después de cambiar pañales o limpiar a un niño que haya ido al baño.
  • Después de tocar un animal, alimento para animales o excremento de animales.
  • Después de manipular alimentos o golosinas para mascotas.
  • Después de tocar la basura.
  • Si tiene las manos visiblemente sucias o engrasadas.

A esta lista se debe agregar algo que hemos escuchado mucho estos días. Debemos lavarnos las manos de inmediato luego de sonarse la nariz, toser o estornudar. Si no se cuenta con jabón a la mano, un desinfectante de manos que contenga por lo menos 70% de alcohol puede funcionar.

El CDC de Estados Unidos propone conocer la diferencia entre usar agua y jabón para lavarse las manos y utilizar un desinfectante para manos. Al lavarse con agua y jabón eliminamos y removemos los microbios de las manos, mientras que al utilizar un desinfectante a base de alcohol también matamos a los microbios, pero estos podrían permanecer en las manos

CINCO PASOS PARA LAVARSE LAS MANOS DE MANERA CORRECTA

Aunque parezca fácil, no basta con abrir y cerrar el caño. Lavarse las manos debe ser un hábito que debemos adquirir con la práctica y enseñar a nuestros hijos con el ejemplo. A continuación, una guía del CDC de Estados Unidos con pasos para sacar el máximo provecho a esta acción. 

  1. Mojarse las manos con agua corriente (tibia o fría), cerrar el caño y enjabonarse las manos.
  2. Frotarse las manos con jabón hasta que se haga espuma. Frotarse con esa espuma por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas.
  3. Restregarse las manos durante al menos 20 segundos.
  4. Enjuagarse bien las manos con agua corriente limpia.
  5. Secarse las manos con una toalla limpia o al aire.

Algunos mitos: no está comprobado que la temperatura del agua influye en la eliminación de microbios. Tampoco que cerrar el caño con la mano después de lavarse vuelva a ensuciarla. Por el contrario, esto contribuye a gastar mayor papel y dañar el medio ambiente. En tanto, el  CDC de Estados Unidos recomienda cambiar la toalla cuando esté evidentemente húmeda o sucia.

En Auna y Oncosalud estamos comprometidos con tu salud. La mejor manera de combatir las enfermedades es prevenirlas. Para conocer los diferentes planes que tenemos para ti puedes visitar este enlace.

Referencias:

Organización Mundial de la Salud (2020). Indicaciones para la higiene de manos. Recuperado de: https://www.who.int/gpsc/tools/Five_moments/es/ 

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (2020). Preguntas frecuentes sobre la higiene de manos. Recuperado de: https://www.cdc.gov/handwashing/esp/faqs.html 

American Academy of Pediatrics (2020). Lavarse las manos: un antídoto poderoso contra las enfermedades.  Recuperado de: https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/prevention/Paginas/hand-washing-a-powerful-antidote-to-illness.aspx 

Artículos Relacionados