Día Mundial del Corazón: lo que debes saber sobre las enfermedades cardiacas

Enfermedades cardíacas: ¿qué son y cómo prevenirlas?

Las enfermedades cardíacas actualmente son la principal causa de muerte en todo el mundo. La situación no es distinta en el Perú, ya que los males cardiovasculares son el primer motivo por el cual fallece la población adulta. A propósito del Día Mundial del Corazón, a conmemorarse el 29 de septiembre, Auna te brinda información importante sobre cuáles son los principales síntomas de estas enfermedades, las causas y qué cuidados se pueden tomar al respecto.

El Día Mundial del Corazón se celebra desde el año 2000. El objetivo es concientizar a la población para que lleve una vida más sana, puesto que está comprobado que realizar ejercicio regularmente y llevar una dieta saludable son factores que pueden reducir considerablemente las posibilidades de sufrir problemas cardiovasculares.

Enfermedades como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular se encuentran entre las más mortíferas del mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al cobrarse 17.1 millones de vidas al año. Se estima que la cifra ascenderá a 23 millones en el año 2030, por lo que es menester conocer sobre la prevención, el control y tratamiento de estos males.

Principales enfermedades del corazón

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) afirma que son diversas las enfermedades cardíacas que se presentan en los humanos. Sin embargo, son cuatro las enfermedades cardíacas más comunes, las cuales se presentan a continuación:

 

  1. Enfermedad coronaria. Se da cuando se bloquea o reduce el flujo de sangre al músculo cardíaco, lo que aumenta la presión sobre el corazón y puede provocar una angina, ataques o insuficiencia cardíacos.
  2. Enfermedad aórtica. Además de las enfermedad coronaria y arterial periférica, las enfermedades aórticas contribuyen al amplio espectro de enfermedades arteriales: aneurismas aórticos, síndromes aórticos agudos incluida la disección de aorta. Todas estas enfermedades muy graves que suelen no dar síntomas, pero que sin embargo tienen una tasa de mortalidad muy elevada.
  3. Enfermedad arterial periférica. Sucede cuando el bloqueo de las arterias ocurre a nivel de las extremidades, predominantemente de los miembros inferiores. Su prevalencia es muy alta, afectando así a un 20% de las personas mayores de 70 años. Así mismo su existencia incrementa el riesgo de mortalidad hasta en 5 veces respecto a los pacientes sin enfermedades arteriales periféricas.
  4. Enfermedad Carotidea. Se produce cuando la arteria carotídea, principal vaso que irriga el cerebro, se encuentra con una obstrucción ocasionada por el depósito de colesterol que bloquea el suministro de sangre al cerebro. Produciendo un accidente isquémico transitorio, cuando el bloqueo es muy pequeño o temporal, y accidente cerebro vascular o infarto cerebral cuando el bloqueo es grande o permanente. Constituyéndose en la segunda causa de muerte en la población adulta.

¿Cómo identificar una enfermedad cardíaca?

Existen algunos signos a los que una persona debe prestar atención, dado que su sistema cardiovascular podría no estar funcionando de forma correcta. Auna comparte las siguientes advertencias:

    • Problemas respiratorios durante el sueño. Son claras señales de que el corazón de una persona tiene problemas cuando presenta ronquidos o apnea del sueño, debido a que estos males hacen que la cantidad de oxígeno que ingresa a nuestro organismo disminuya y, por tanto, el corazón deba hacer un sobreesfuerzo.
    • Dolor de pecho y hombros. Si el dolor dura unos quince minutos o va y viene, y siente una presión intensa en la zona pectoral, es una alerta de que podría sufrir un infarto. Se sugiere acudir a un médico lo antes posible.
    • Inflamación en los pies y piernas. La circulación se vuelve lenta y más pesada en los extremos inferiores del cuerpo cuando el corazón no está funcionando como debería. En las piernas se encuentran las válvulas que se encargan de subir la sangre de vuelta al corazón, por lo que, si una persona sufre de un problema cardiaco, la sangre se acumula en esta zona y, en consecuencia, se inflaman los tobillos, pies y piernas.
    • Disfunción eréctil. En el género masculino, la disfunción sexual es también una señal de una posible enfermedad cardíaca.
    • Problemas digestivos repentinos. Uno de los órganos que se inflaman ante problemas cardiovasculares es el estómago. Presentar náuseas, vómitos o una indigestión repentina mientras se mantiene la misma dieta podrían ser signos de alerta.
    • Latidos irregulares. También conocido como arritmia, se caracteriza por ocasionar latidos fuertes y repentinos, lo que aumenta las posibilidades de sufrir un paro cardíaco.
    • Encías delicadas. En caso de una inflamación en esta zona, se sugiere consultar primero con un médico odontólogo a fin de tratar el mal antes de que se desarrollen posibles problemas cardiovasculares y descartar que no se trate de alguna bacteria la que cause la molestia.
    • Fatiga. La falta de aire o agitamiento al realizar pequeñas actividades físicas, teniendo un peso normal y sin padecer de asma, pueden ser síntomas de un problema cardíaco.

Prevención, factor clave

Diversas instituciones de la salud coinciden en que las enfermedades cardíacas se presentan debido a una alta presencia de lo que denominan factores de riesgo. Cuantos más factores de riesgo tenga, mayores serán sus posibilidades de desarrollar una afección cardiovascular, puesto que no hay una causa exacta de estos males.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos (NHLBI, por sus siglas en inglés) aclara que algunos de los factores son modificables y otros no, por lo que es esencial conocer cuáles son los que tiene una persona y qué puede hacer esta para reducir las posibilidades de sufrir alguno de estos males.

  • En ese sentido, los factores de riesgo a tener en cuenta son:
    ­Tener presión arterial alta
  • Tener colesterol alto en la sangre
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Padecer de prediabetes o diabetes
  • Ser fumador habitual
  • No realizar actividad física con regularidad
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca temprana
  • Tener conductas alimentarias poco saludables
  • Ser mayor de 55 años o más en el caso de las mujeres y 45 años o más en los hombres.

Ser más activo físicamente y tener una dieta balanceada son aspectos cruciales para la salud de su corazón. Además, los especialistas recomiendan visitar al médico para realizar chequeos preventivos.

Auna brinda el servicio de cardiología que permite diagnosticar y tratar las enfermedades cardiovasculares. El mejor staff médico con el uso de equipos de alta tecnología podrá establecer cuál es su estado de salud gracias a las siguientes evaluaciones:

  • Electrocardiograma
  • Test de Holter
  • Monitoreo ambulatorio de presión arterial (MAPA)
  • Prueba de esfuerzo
  • Ecocardiografía doppler

Referencias:

  1. Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos (NHLBI, por sus siglas en inglés). “Vida saludable para el corazón”
    Recuperado de https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/heart-healthy-living
  2. Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés). “Enfermedad cardiovascular”
    Recuperado de https://www.nhs.uk/conditions/cardiovascular-disease/
  3. Ministerio de Salud. “Enfermedades cardiovasculares son unas de las principales causas de mortalidad en Perú”
    Recuperado de https://www.gob.pe/institucion/minsa/noticias/33357-enfermedades-cardiovasculares-son-unas-de-las-principales-causas-de-mortalidad-en-peru
  4. Organización Mundial de la Salud. “¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?”
    Recuperado de https://www.who.int/cardiovascular_diseases/about_cvd/es/
    Suyog A Mokashi et al (2019). Guidelines for the management of thoracic aortic disease in 2017. Gen Thorac Cardiovasc Surg
    Inter-Society Consensus for the Management of Peripheral Arterial Disease (TASC II). Eur J Vasc Endovasc Surg, 33 (2007), pp. S1-S75
    Stroke Association. State of the nation: stroke statistics. 2018.

Artículos Relacionados