Alimentación durante el embarazo

Estar embarazada es el milagro más grande que nos da la naturaleza y muchas veces nos hace sentir emociones que nunca antes habíamos experimentado. Todo eso se debe a que se está creando una vida dentro de nosotras, la cual vamos a amar y respetar por el resto de nuestras vidas.

Por ello, es de suma importancia saber qué comer para alimentar a esa personita tan especial, que está dentro de nosotras. En esta etapa de nuestras vidas, es fundamental para que nuestro bebe tenga todos los nutrientes necesarios para crecer y desarrollarse debidamente.

Para resumir los nutrientes que necesitamos durante las etapas de la gestación, he separado el embarazo en tres:

 

En el primer trimestre (semana 1 a 12): El crecimiento de nuestro bebé es rápido y cualquier deficiencia de nutrientes puede provocar alteraciones irreversibles en nuestro feto. Las necesidades de calorías apenas varían, pero debemos asegurar un aporte de nutrientes de buena calidad, por lo que necesitamos alimentos nutritivos. Por ejemplo: el huevo (excelente fuente de proteína), los cereales integrales (fuente de energía, fibra y ácido fólico), palta (excelente fuente de energía y ácidos grasos insaturados).

 

En el segundo trimestre (semana 13 a 28): El crecimiento continúa y nuestros depósitos de grasa se establecen, para garantizar una adecuada lactancia. Por ello, un buen aporte calórico es fundamental. Comencemos a incluir frutos secos, palta, aceitunas, entre otros alimentos que nos den energía, especialmente de las grasas buenas.

 

 

En el tercer trimestre (semana 29 a 40): Aumenta la demanda de energía y nutrientes, ya que nuestro bebé está subiendo de peso y es la última etapa antes del nacimiento.

 

Para poder lograr una alimentación adecuada en estos tres trimestres, debemos mantener una dieta balanceada y tener claro que la frase “comer por dos” no es en cantidades de alimentos, sino en calidad.

 

Si tenemos una buena alimentación durante la gestación podemos evitar que nuestros hijos tengan alguna enfermedad a futuro:

  1. Distribuir la ingesta en cinco comidas al día para evitar ayunos prolongados y así reducir las náuseas y vómitos.
  2. Seleccionar alimentos en función de su calidad y no de la cantidad.
  3. Incluir alimentos de todos los grupos.
  4. Preferir cocinar los alimentos al agua (vapor, hervido, escalfado), al horno y a la plancha.
  5. Moderar el consumo de frituras, empanizados y rebozados, así como también el consumo de sal, edulcorantes artificiales, gaseosas y bebidas con cafeína.
  6. Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  7. Realizar actividad física moderada (caminar, nadar).
  8. Controlar el peso. No comer entre horas, moderar el consumo de azúcares, salsas y otros alimentos con alto contenido energético que provocarían que subamos de peso. Por otro lado, evitar dietas hipocalóricas que podrían conllevar a deficiencias nutricionales en nosotras y nuestros bebes. Si la ganancia de peso es insuficiente se recomiendan suplementos.

 

 

No es difícil alimentarnos en esta etapa de la vida. Con estas ocho simples recomendaciones se puede lograr una óptima gestación. Si queremos más ayuda no dudemos en consultar con una nutricionista especialista.

 

¡Muchas felicidades futuras mamás!

 

Por Dra. Mónica Giacchetti Vega

Nutrición pediátrica, Nutrición y metabolismo

Artículos Relacionados