20 de marzo: Día Mundial de la Felicidad

20 de marzo: Día Mundial de la Felicidad

felicidad-01

Desde 2013, las Naciones Unidas han celebrado el Día Internacional de la Felicidad como reconocimiento del importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas de todo el mundo.

Los neurobiólogos han descubierto un nexo entre la alimentación y el estado de ánimo. Hay combinaciones de hormonas que inciden en el grado de felicidad y bienestar, y algunas están presentes en los alimentos. Por eso al comerlos uno puede sentirse mejor, dormir bien y hallar alivio para ciertos dolores.

Los alimentos ricos en triptófano (un aminoácido esencial no producido por nuestro organismo) ayudan a liberar el neurotransmisor serotonina. La serotonina promueve bienestar y saciedad e induce sentimientos de seguridad, relajación y confianza. Por ello es muy importante incluir en la dieta diaria alimentos ricos en triptófano.

Cuando hay una deficiencia de serotonina aparece ansiedad, depresión, fibromialgia y ansiedad por comer carbohidratos en forma compulsiva.

Los efectos del triptófano en nuestro organismo dependen, en gran parte, de la presencia de vitamina B6 ó piridoxina (germen de trigo, avena, sardinas, nueces, cereales integrales) y del magnesio (semillas de calabaza, salvado de trigo, semillas de girasol) y se incrementan mediante la actividad física.

¿Qué alimentos producen sensación de felicidad?

  • Lácteos
  • Huevos y en especial  la yema,
  • Carnes:  (pavo y pollo),
  • Pescados de carne oscura (salmón, atún), además son ricos en ácidos grasos omega 3
  • Frutas: plátano, palta, ciruela, piña, palta, ciruelas, mango.
  • Vegetales: beterraga, zanahoria, apio, alfalfa, brócoli, coliflor, verduras de hoja verde.
  • Cereales: quinua, arroz integral, avena.
  • Frutos secos: nueces, almendras, pistachos. Aumentan la secreción de insulina favoreciendo la transformación de triptófano en serotonina.
  • Semillas: calabaza, girasol
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, habas, soya
  • Levadura de cerveza
  • Chocolate oscuro, sin ingredientes agregados como azúcar, manteca o leche

En el caso de alimentos ricos en grasas se debe establecer un equilibrio en su consumo, lácteos semidescremados.

Es recomendable que el chocolate que consumamos tenga más del 85% de cacao.

foto mama-02
Por: Dra. María del Pilar Benito Martínez – Nutrición

About the Author
Carola Dongo