¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

GUILLIAN BARRE-01

En primer lugar, cuando decimos SÍNDROME nos referimos a un conjunto de signos y síntomas clínicos que se presentan a la misma vez, pero que no siempre tienen la misma causa. Esa es la razón por la que llamamos Síndrome de Guillain-Barré a esta condición clínica, ya que tiene casi siempre las mismas manifestaciones, pero la causa puede ser diversa. Fue descrito en 1916.
En segundo lugar, dicho síndrome se presenta en el mundo aproximadamente en una persona por cada 100 mil habitantes por año (1,1/100´000). Esto significa que si una ciudad tiene un millón de habitantes, tendrá 10 casos al año. Por ejemplo, Lima con aproximadamente 10 millones de habitantes tendrá unos 100 casos al año. 32 millones de peruanos esperamos, por lo tanto, 320 casos al año en todo el país. Hasta el día de ayer, según el reporte del Ministerio de Salud, tenemos 42 casos reportados en el territorio nacional. A mayor edad aumenta la incidencia, y es más común en hombres (1.78 veces más).

¿Cuál es la causa?

Casi siempre hay un proceso infeccioso previo a dicho síndrome, 66% de las veces es una infección respiratoria o diarrea. Dichas infecciones pueden ser debidas a distintos agentes infecciosos, siendo el más común el Campylobacter jejuni, que es una bacteria, pero también pueden ser virus los responsables, siendo el más comúnmente asociado el Citomegalovirus.
El virus Zika, que tuvo un brote en el 2014 en las Americas, Y fue responsable también de un gran número de casos de Guillain Barré en la Polinesia Francesa. En el 2016, en Colombia se describieron casos asociados con el virus Zika, lo que nos da evidencia de que dicho virus puede ser también una causa en el mecanismo del síndrome.

¿Por qué ocurre?

No son los virus o las bacterias las causantes directamente, en realidad, es nuestro sistema inmune, que luego combatir la infección, nos desconoce y nos ataca, específicamente ataca a una parte de nuestras neuronas llamada la mielina. Las neuronas son las células nerviosas que entre muchas de sus funciones, transportan el impulso eléctrico para, por ejemplo, hacer funcionar los músculos. Estos cables que conducen el impulso eléctrico se llaman axones y están recubiertos de mielina. La mielina hace más eficiente la conducción del impulso eléctrico. Entonces, al destruirse la mielina con los anticuerpos que hemos producido contra ella, ya no habrá la orden eléctrica hacia los músculos, y éstos funcionarán progresivamente menos y menos, hasta llegar a una parálisis flácida y sin reflejos. Incluso los músculos respiratorios podrían afectarse. Esto se llama un proceso AUTOINMUNE, o sea, nuestro sistema inmune nos ataca.

¿Cómo transcurre la enfermedad?

Luego de 3 días o hasta 6 semanas después de la infección, aparece la característica debilidad muscular, dolor en las extremidades y sensación de hormigueos. Poco a poco, de manera simétrica y homogénea (o sea, ambos lados del cuerpo) la debilidad se va haciendo más severa. Este periodo en que vamos empeorando podría ser tan rápido como 12 horas o hasta 28 días, hasta llegar a la fase máxima en la que ya no progresa más.

¿Cuánto dura? ¿es reversible?

La duración es variable, podría ser que la recuperación se de en 1 mes, 3 o hasta 6 meses. La mayoría de los casos revierte completamente, aunque algunas personas quedan con secuelas permanentes. Es cierto que pude haber complicaciones propias del estado neurológico, como neumonías (por el uso del ventilador mecánico), sepsis (infección generalizada), embolia pulmonar y hasta hemorragia digestiva. Esto hace importante y necesario que los casos severos permanezcan usualmente en unidades de cuidados intensivos y se cuide meticulosamente cada complicación.

¿Existe tratamiento?

En primer lugar, no todas las infecciones progresan hacia este síndrome, la posibilidad es bajísima, por lo que, en términos generales, es cierto que debemos prevenir infecciones, pero no de una manera ansiosa o con pánico.
En segundo lugar, si nos damos cuenta que nos está ocurriendo esta debilidad progresiva, debemos recurrir al hospital para recibir el tratamiento. Tenemos dos tratamientos fundamentalmente, y consisten en INMUNOTERAPIA:

  1. Recambio de plasma: debe ser realizado durante las primeras dos semanas del inicio. Este recambio remueve los anticuerpos. Generalmente serán necesarios 5 recambios en un periodo de dos semanas
  2. Globulina inmune intravenosa: iniciada también durante las primeras dos semanas. Actúa neutralizando los anticuerpos patogénicos que están dañando nuestros nervios.
    Ambos tratamientos son igual de efectivos, pero actualmente se usa más el segundo por ser más práctico y con mayor disponibilidad.
¿Es mortal?

Los estudios demuestran que aproximadamente el 5% fallecen por las complicaciones. Esto remarca la importancia de los cuidados descritos.

Conclusiones:
  • Es una enfermedad que puede llegar a ser severa, aunque no siempre, y necesita tratamiento largo y continuo.
  • No es producido por las infecciones, es nuestro sistema inmune quien nos ataca luego de producida una infección.
  • Al ser secundario a infecciones, el aumento de éstas podría aumentar también los casos del síndrome.
  • Actualmente hay muchos casos descritos en Perú, pero si vemos bien las estadísticas, estamos aún dentro de los casos esperados por año.
  • La intervención temprana mejora el pronóstico. Estemos atentos, pero sin entrar en estados de pánico o psicosis. Mantengamos la calma y las medidas generales de higiene

foto mama-02
Por: Dr. Gustavo Rivara – Pediatría Neonatología y Puericultura

FUENTE:
Nobuhiro Yuki et al. Guillain-Barré Syndrome. Review Article. New England Journal of Medicine. 2012. 366;24:2294-2304
Beatriz Parra et al. Guillain-Barré Syndrome Associated with Zika Virus Infection in Colombia. New England Journal of Medicine. 2016. 375;16:1513-1523
José Berciano. Franklin D. Roosevelt pudo tener un síndrome de Guillain-Barré. Servicio de Neurología, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (IDIVAL). Santander, 7 de diciembre de 2017


About the Author
Carola Dongo